Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

domingo, 6 de enero de 2008

Fin de semana poético

Paso el fin de semana leyendo poesía, todo un lujazo en estos tiempos que corren. He aquí algunas reflexiones que tan beatífico estado me ha sugerido:


ESTROFA 1: Goytisolo. Por fin me hice con la antología de Ed. Cátedra del poeta catalán José Agustín Goytisolo, titulada sencillamente Poesía (2001), y que recoge lo mejor de su obra. A este libro le tengo mucho cariño porque me ayudó a sobreponerme a la nostalgia cuando vivía en Estados Unidos, lo saqué de la biblioteca de la universidad y lo leí. Años después regreso a él y me encuentro con muchos poemas muy familiares, sobre todo el que cantaron Rosa León y Paco Ibáñez (“Palabras para Julia”). Admito que a este escritor lo conocí a través de las versiones que Paco Ibáñez hacía de sus poemas en aquel disco Paco Ibáñez en el Olympia (1969). Desde entonces me enganché a él, y a otros autores del llamado “Grupo poético de los 50”, (la palabra “generación” ahora es pupita) como Ángel González, Gil de Biedma, Caballero Bonald y otros mayores pero también cultivadores de poesía social, como Blas de Otero o Gabriel Celaya.

Entre 1955 y 1996, este Goytisolo (recordemos que hay otros dos hermanos, también literatos) publicó veintiún libros de poemas, algunos revisitados y revisados con el paso de los años. Es una lástima que se quitara la vida en 1999, estoy seguro de que aún le quedaba mucho por decir. En una ocasión leí (lo siento, no sé dónde) que estos Goytisolos habían sido considerados “malos catalanes” por el catalanismo oficial y “malos españoles” por el nacionalismo español. Ese es el tipo de gente que me gusta, ya lo dijo Enrique Bunbury (“los nacionalismos qué miedo me dan”). Dejando aparte el tema de su filiación, es innegable que la ciudad de Barcelona y él se deben mucho mutuamente, ahí están su Novísima oda a Barcelona (1993) (escrita en español y en catalán) y varios poemas más para atestiguarlo.

Preciosos los poemas de amor procedentes del libro La noche le es propicia (1992), pero quizás el J.A. Goytisolo más recordado sea el de la conciencia social, de El retorno (1955) y años posteriores. Está claro que por aquel entonces hacía falta en España literatura así, comprometida, aunque yo soy más de “el Arte por el Arte” y “la torre de marfil”. Como antes uní a este poeta una anécdota autobiográfica, quiero terminar recordándole citando precisamente su poema “Americanos”, y decir sobre Goytisolo que “por sus canciones/ me inundó la alegría/ de otros mares”.


ESTROFA 2: Grande. ¡Qué ganas tenía de echarle mano a un libro de Félix Grande! Es un poeta extremeño muy premiado, autor de poesía, novela, ensayo, cuentos… además es flamencólogo y a lo que se ve, un poco guitarrista. Nunca había leído nada de este autor, lo conocí en 2004 cuando le concedieron el Premio Nacional de las Letras. Aprovechando su exposición a los medios, El País de las tentaciones le propuso valorar a los letristas del panorama hip-hop español. Me cayó bien inmediatamente, puesto que hablaba de unos y otros, y decía que muy bien, pero que los únicos que tenían calidad poética eran Tote King y Violadores del Verso (tampoco había que ser Sherlock Holmes, pero bueno).

Por fin me hago con otro libro de Cátedra, una edición conjunta en 1998 de los libros de Félix Grande Blanco Spirituals (1967) y Las rubáiyátas de Horacio Martín (1978) a cargo del también escritor y crítico Manuel Rico. Esto me lleva a una digresión a propósito de los críticos literarios españoles, que a veces no están al día en las referencias de los autores que reseñan, como apunta Vicente Luis Mora en su ensayo La luz nueva (2007). No deja de ser una anécdota, pero en un poema de Félix Grande que nombra la canción “Oh Carol”, una nota al pie nos informa que el tema es de Paul Anka, en vez de Neil Sedaka. Un despiste lo tiene cualquiera, pero ¿qué hubiera pasado si en lugar de a esos dos el editor hubiera confundido a Góngora con Quevedo?

Volviendo a la poesía de Grande, solo he leído el primer libro, el de los “espirituales blancos”, y me parece un estupendo ejemplo de una generación intermedia entre la del 50 anteriormente citada y la posterior de los “Novísimos”. Al ser de 1967, el libro rezuma Guerra Fría, jazz, derechos civiles y cultura pop por los cuatro costados. Muy presentes están la ONU, el presidente Johnson, Vietnam, Kruschev, pero también los Beatles, John Coltrane y Sylvie Vartan. Hay conciencia política y social, hay experiementación formal y nuevos temas (de ahí que sea un sándwich entre las dos generaciones poéticas que dije antes).

Sin duda nos encontramos ante un autor postmoderno, su obra exhibe la técnica del collage, el uso lúdico del lenguaje, el desafío al concepto de “Historia” o la crisis de identidad. La introducción de Manuel Rico está bastante bien, pone en su contexto el libro, y me interesa cómo capta que son “las apoyaturas de índole cultural o artística las que [dan] una entidad poliédrica” a “la voz lírico narrativa” y las que dotan “de densidad, de complejidad intelectual al texto”. Y es que aquí hay música (los ya nombrados más Charlie Parker, Manolo Caracol, Beethoven, Mendelssohn, Juanito Valderrama, Fats Waller…), hay literatura (William Faulkner, Gutierre de Cetina, Esquilo, César Vallejo, Julio Cortázar, Dostoyevski, James Baldwin, Jorge Manrique, Virgilio…), cine (Ava Gardner, Antonioni, Jerry Lewis…), política (como ya se ha dicho), publicidad (“Oda fría a una cajetilla de L&M”)… ¡y todo esto se escribió en España hace más de 40 años, amigos! ¿Por qué no se estudia a este hombre en los colegios, coño!

5 comentarios:

Susu dijo...

No puedo estar menos de acuerdo con Félix Grande en cuanto a hip-hop se refiere; claro que... habría que ver la selección que le plantearon los del Tentaciones, todos unos entendidos. ¿¿Violadores del Verso poéticos?? Claro que tampoco soy yo mucho de D. Félix. Hay una interesante discusión en eso de que se lo debería estudiar en los colegios...
Y otra en lo de que Prince fuera el rey de los 80...

Porerror dijo...

Hombre, Susu, Félix Grande parece estar al día en cuanto a hip-hop, por lo menos ha participado en una especie de rimaderos con Nach, el Chojín y así. Él lo que valoraba era su ritmo, su rima, la naturalidad del flow... y decía que -siempre a nivel de lírica popular-, Tote y Violadores eran los de más calidad. ¿No te molan?
En lo de Prince me voy a callar, puesto que los 80 no son mi década más fuerte. ¿Quién fue para ti el mejor o los mejores de aquellos años?

Susu dijo...

La verdad es que yo también debería callarme, porque cuando acabó la década yo tenía cinco años, y ni siquiera me acuerdo mucho de la Expo'92, y eso que estuve allí. Es sólo que Michael Jackson me gusta más que Prince, je je.

Precisamente porque sé que Grande estuvo metido en líos con Chojín y Nach me extraña que no haya preferido a éstos antes que a los otros. Claro que si hablamos de ritmo..., puede que la elección no sea tan mala. Para mí la poesía es mucho más que ritmo, y en cuanto a hip-hop español pondría a mil poetas por delante de Tote, aunque éste me haga gracia. Y aunque a Violadores no les tenga ninguna devoción, y sí alguna aversión, he de reconocer que Kase-O tiene unos cuantos puntos en cuanto a ritmo y flow, pero no Lírico y el otro, que nunca recuerdo cómo se llaman.

Yo, lo único que le diría a Don Félix es que se pase por mi casa, escucharemos unas cuantas canciones y verá que, a nivel de lírica popular, hay cosas mejores; y, sobre todos, que hay algunos que podrían estar un poquito por encima de la lírica popular.

Radio Alma, 101.9 FM dijo...

Hola.
La verdad que en cuanto a ritmo, rima y flow, hay mucho y bueno que elegir en el panorama del rap español. De todas formas, de los que se ha hablado aqui, todos son maximos exponentes de ello. Solo el verso de Violadores del Verso (cuando eran Doble V) "Marrones, morenas, coronas; demas cosas estan de mas" ... o tambien cito los inolvidables versos de "La Ciudad nunca duerme" donde dice: "El camion de la basura se ha olvidado de recogerme,
el 32 no pasa y la ciudad nunca duerme. Agradecer un nuevo amanecer borracho,
con la impresion de estar en medio de ningun donde". Por cierto, los otros dos componentes de VV son Hate (ahora se llama Sho-Hai) y R de Rumba (el DJ).
Con respecto al Tote, discrepo contigo... Creo que puede ser de todo, menos gracioso. En mi opinion es uno de los MCs que hace unas de las letras mas crudas.

De todas formas, me mojo, y ahi va mi clasificacion, para que se me pueda criticar:
- Mejor flow: Zatu. Es un todoterreno. Dale una base de lo que sea, y te lo clava. En cuanto a la calidad de sus letras, ha bajado, pero sigue siendo una referencia.
- Mejores letras: Juaninacka. El mas filosofico y profundo de los raperos, para mi gusto.
- Mejor ritmo (poetico, no flow): El Chojin, cuando se dedica a hacer canciones y no a cagarla...

Un saludo
Kike

Porerror dijo...

¡Siempre has tenido buen gusto para el hip hop, Kike!
¿Recuerdas aquel concierto del 2002 con Violadores del Verso, Mala Rodríguez, SFDK y A2V?
Niega quien cortó el bacalao en aquella ocasión, quiénes estuvieron improvisando más de un cuarto de hora... "Violadores son enormes"

 
click here to download hit counter code
free hit counter