Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

martes, 29 de abril de 2008

Intocable


Hay días en que todo cuesta, ya lo dijimos. Pero también hay días en los que se produce el efecto contrario: se va sobre una nube. Ya pueden llover carretas y carretones, que a nosotros nos da igual, no nos afecta. En realidad nos encontramos protegidos por un halo que será diferente para cada persona pero todos tendrán algo en común, el hacernos intocables.

Vas flotando, como si no fuera contigo, y la vida se desarrolla fuera de esas ventanillas que son nuestros ojos. Igual que Monterroso viajaba en tren y veía una vaca, una vaquita, allá a lo lejos, nosotros vemos pasar la vida entera pero no nos afecta. Las cosas nos pasan por encima, si acaso nos despeinan el flequillo un poquitito, dejándonoslo como el de Tintín. Y no es necesario que los demás lo sepan, es una cuestión propia. Nadie sabrá de esa llamita –o llamota- que inflama nuestros interiores y nos hace inmunes a los problemas.

Ya pueden llover carretas, digo, ya nos puede venir el jefe o la jefa con sus historias, o algún compañero con una minucia de querella. Ya nos podemos encontrar en el buzón una cartita del banco, Hacienda o el Ayuntamiento, de esas que normalmente harían que anduviésemos con la barriga floja. Ya nos podemos quedar sin leche o sin papel higiénico, o tal vez se nos corte el agua calentita en medio de una ducha.

Los demás nos mirarán sorprendidos (eso si nos miran) o lo más probable es que ni siquiera reparen en nosotros. No sabrán de nuestra inmunidad, alguno habrá que –insolente- trate de tocarnos. Pero no. Hoy no. Hoy somos intocables. Tampoco podemos culpar a la gente por no saber lo que nos pasa, lo que sería imperdonable es que lo olvidásemos nosotros.

Puede que nos hayan dado una beca con la que llevábamos soñando años, o que hayamos aprobado el carnet de conducir. A lo mejor por fin nos ha comido la boca esa persona o nos hemos librado de la mili. Quizás una revista haya publicado poemas nuestros, o simplemente nos ha salido un crucigrama por primera vez. ¡Qué más dará!

Y es que no me estoy refiriendo a la causa de nuestra alegría, sino a su efecto, a la sensación. Esa que nos acompaña y nos hace fuertes, libres, mejores.

Desgraciadamente la sensación no dura –no puede durar mucho- porque tampoco sabríamos gestionarla más de 24 o 48 horas. Cuando se va, dejándonos un regustillo dulce de bienestar, a mí me gusta pensar que es como Mary Poppins: que una vez realizada su labor debe partir para hacer felices a otras personas. De todas maneras, podemos estar seguros de que ya vendrán otros días iguales, volveremos a ser intocables.

14 comentarios:

El Nota dijo...

Siempre me ha llamado la atención la frase que pronunciaba para despedirse Andrés Aberasturi en su programa nocturno de radio. Decía: "buenas noches y que sean ustedes moderadamente felices..."
Hoy, y trás leer el post de porerror, he llegado a comprender plenamente la frase de Aberasturi.

Saludos

Riggy dijo...

Oye, qué buen rollo de post.

Eso sí, no conviene creerse intocable mucho tiempo, sobre todo si viajas en ascensor.

*Ana* dijo...

Creo que las personas, en general, sabemos lidiar mejor con la adversidad que con la felicidad. Puedes aguantar durante un periodo largo una mala racha o una situación penosa, pero la felicidad, sentirse invencible, estar pleno...¡eso no hay cuerpo que lo resista!No sabemos administrar ese sentimiento para que dure (ser "moderadamente felices" mucho tiempo).

A lo mejor, llevar lo malo mejor que lo bueno (al menos por más tiempo) es un mecanismo de defensa de nuestra mente...

El caso es que estoy loca por un día de esos en los que mirar el mundo desde mi nube, que ya me toca.

Fran G. Matute dijo...

Joer... tu post parece el "Heroes" de David Bowie...

GRILLO SOLITARIO dijo...

ALGUIEN TENÍA QUE HACER DE OPTIMISTA, Y ME HA TOCADO A MÍ. QUÉ QUERÉIS QUE OS DIGA, EL POST ES TAN BONITO COMO LAS CANCIONES POPIS QUE TANTO "ME GUSTAN". YO MÁS BIEN LO VEO AL CONTRARIO, CUNADO HAY ALGO QUE TE HA HUNDIDO YA TE PUEDE TOCAR LA LOTERÍA...

Y YA QUE SE HABLA DE CITAS LITERARIAS:

"UNA CUCHARADA DE VINO EN UN MONTÓN DE BASURA ES UN MONTÓN DE BASURA. UNA CUCHARADA DE BASURA EN UN TONEL DE VINO ES UN MONTÓN DE BASURA"

SEGUNDO PRINCIPIO DE LA TERMODINÁMICA (QUE HABLA SOBRE EL CONTINUO AUMENTO DE LAENTROPÍA) SEGÚN LA LEY DE MURPHY.

Anónimo dijo...

CON LA VENIA DEL PÚBLICO DÉJENME QUE LES PONGA LA LETRA DE ESTA CANCIÓN...

Voy a ver si me encuentro dentro de mi piel
y comprendo por qué nada puedo entender.
Me resulta tan raro todo lo normal,
me tropiezo, me caigo y vuelvo a tropezar.
Creí que me había equivocado,
luego pensé
que estoy bien aquí en mi nube azul.
Todo es como yo lo he inventado
y la realidad trozos de cristal
que al final hay que pasar descalzo.


Por favor no me empuje, me puedo caer.
Yo en mi nube estoy bien
no me va a convencer
ya conozco unos cuantos que son como usted
que me ofrecen veneno cuando tengo sed.
Creí que me había equivocado,
luego pensé
que estoy bien aquí en mi nube azul.
Todo es como yo lo he inventado
y la realidad trozos de cristal
que al final hay que pasar descalzo.


Que estoy bien aquí en mi nube azul.
Todo es como yo lo he inventado
y la realidad trozos de cristal
que al final hay que pasar descalzo.

Sab

rocío dijo...

Es un post precioso, muchas gracias. Y en respuesta a quien pregunta que es más fácil resistir las malas rachas... qué es una buena racha y qué es una mala racha?
Entiendo que este post habla de esos dias en que no eres feliz por una razón concreta, no ha pasado nada que sea extraordinario y te haga feliz. Son dias en los que eres feliz porque sí. Yo hay veces que me pregunto si no tendrá que ver con algo que hemos soñado y no recordamos y que misteriosamente nos ha hecho inmensamente feliz.

rocío dijo...

Lo de la buena y la mala racha no ha quedado muy bien explicado, pero prometo explicarlo prontoooo.

GRILLO SOLITARIO dijo...

ROCÍO, O TÚ O YO LO HEMOS LEÍDO MAL. YO HE ENTENDIDO QUE TE PASA ALGO BUENO, Y A PARTIR DE AHÍ ERES INVULNERABLE.

LO DE LA BUENA Y LA MALA RACHA ME RECUERDA A LO DE LA EXISTENCIA DE LA SUERTE O NO DE HACE UNOS AÑOS DEL GRAN LUIS ARAGONÉS (PERSONAJE PUPITA AQUÍ, SUPONGO) :-P

Kike dijo...

este post me ha hecho reflexionar sobre otra sensacion parecida, la "invencibilidad" o la "imposibilidad de fallar" en algun deporte. Me pasa que cuando practico alguno de mis deportes favoritos (poker texas hold'em, dardos, billar, ajedrez, correr...) a veces, tras algunas horas/minutos de juego, llega un momento en el que sabes que eres invencible, que hagas lo que haga esta bien, y que todo el universo se alinea contigo para que pongas ese dardo donde quieres, o esa bola en la tronera que sea o, si estas corriendo, eres capaz de levitar sobre mierdas de perro. Supongo que viene tras un monton de horas de practica y esfuerzo que hace que tu cuerpo y tu mente realicen esa tarea de modo intuitivo, casi sin esfuerzo...

Esa sensacion dura solo unos minutos (a veces menos) pero es maravillosa.

A vosotros os pasa? (con deportes o con otras cosas...)

Gracias porerror por encenderme el recuerdo de esa sensacion!

GRILLO SOLITARIO dijo...

SÍ, ME PASABA A VECES EN EL GO (UN JUEGO DE TABLERO QUE ME ENCANTA). AUNQUE A VECES, CLARO ESTÁ PASABA LO CONTRARIO, QUE HICIERA LO QUE HOCOERA, PARECÍA QUE NO HABÍA MANERA DE ARAÑARLE PUNTOS AL OPONENTE...

Irene la de Filosofía dijo...

Hola! aunque sigo de vacaciones no puedo dejar de mirar tu blog de vez en cuando. Que bonito lo que dices! Yo me sentí igual de contenta una vez que un chico... bueno no sigo.

Oye, no entiendo la foto de gente antigua tan arreglados. Sales tu, Porerror?

Anónimo dijo...

"...como la imagen íntima, despierta, palpitante, sin agravio sincera y jubilosa, que en relación urgente llamamos alegría, dicha tan leve y cierta que al instante desdeña nuestras manos".

Ana, algo sé yo también del vértigo que produce el no estar siempre abajo. Pero no olvides, como dijo un poeta, que la más honda verdad es la alegría. A mí que no me echen de esta humilde aurea mediocritas que me he currado.
Poerror, cando me siento así, silbo la de Silvio: soy feliz, soy un hombre feliz, y quiero que me perdonen por este día los muertos de mi felicidad. Migue.

Porerror dijo...

-Me gusta que cada uno saque sus propias conclusiones y cada cual es libre de extraer lo que quiera de mis posts, pero me temo que este iba más por donde apunta Grillo Solitario que por lo que dice Rocío.

-En cuanto a ti, Irene la de Filosofía... sí, bonita, yo salgo en la foto. Soy el del hacha, mi verdadero nombre es Eliot Ness y fui policía en los años 50.

 
click here to download hit counter code
free hit counter