Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

miércoles, 23 de abril de 2008

Visita a la casa de Rafael (y III)


Lo segundo que me ha llamado la atención es la extrañeza de Alberti. Quiero decir que su obra le resulta cada vez menos familiar a los andaluces jóvenes de hoy. No pretendo hacer de Jeremías de la educación, pero esto es así. El mundo de Rafael, del muchacho fascinado por el Museo del Prado, del devoto fervoroso de Góngora, del respetar a sus mayores, del compromiso político, está cada vez más lejano. Gracias hay que dar, dirán algunos, porque los niños de ahora no tengan como él que aprender las letanías del comunismo, la república, el fascismo. Pero es que ni siquiera los ángeles (a los que él dedicó un libro entero) están de moda.

Me doy cuenta de que Alberti pertenece al mundo de lo que Carlos Monsiváis llama “las alusiones perdidas” y me entristezco. Me doy cuenta de que cada vez menos niños entenderán esas portadas de libros suyos en las que la bandera estadounidense ondea sobre todo el continente americano, o esos emblemas con una hoz y un martillo que aparecen en las de otros libros. ¿A qué se refiere cuando llega a Argentina y tilda al océano Atlántico de peligroso, “infestado de submarinos con sus cruces gamadas”? Ya no sé quiénes son esos señores que salen con Rafael en la foto. Hay uno muy repeinado, otro con boina, leen manifiestos y saludan con ¿puños cerrados? ¿Qué hace Alberti sentado en un camión blindado? ¿Y por qué se fue de España, dices?

Con suerte Alberti pasará a ser una foto pintarrajeada en un libro, de un señor con gorrilla de marinero y larga melena blanca. ¿Cómo le quedarían a este tío un par de bigotes?

Definitivamente, no podemos permitir que esto pase, sería una pena. Sería un éxito de la pobreza. Mientras voy repasando mentalmente mis poemas favoritos de Rafael Alberti (también soy un poco sentimental, y esto es así: hoy veo la casa y esta noche antes de acostarme seguro que cojo un libro suyo) pienso que él a mí no me da de comer, pero sí de vivir. Por eso le quiero dar las gracias, y lo mismo debería hacer todo al que le pase lo mismo. Esperemos que los escolares andaluces, españoles, de más sitios, puedan al menos decidir si lo quieren leer o no, señal de que lo conocen.

Mientras expreso este deseo, el gobierno autonómico de la región donde nacieron Séneca, Herrera, Góngora, Machado, Juan Ramón y medio 27, utiliza para el comentario de texto en sus exámenes públicos una canción del dúo gaditano Andy y Lucas (otra vez los nombres de pila). Con todo el respeto hacia estos muchachos de esforzado éxito, creo que habría que preguntarse como hacía su paisano hace 50 años, ¿qué cantan los poetas andaluces de ahora?

Oigo decir a un tío mío que incentiva a sus hijos adolescentes para que se aprendan poemas de memoria y los reciten. A lo mejor se empieza por ahí.

8 comentarios:

El Nota dijo...

Y algunos te llaman friki...
Como le dice Eusebio Poncela a Juan Diego Botto en "Martín H", eres un lúcido porerror y este cometario lo demuestra una vez más.

Saludos

Ana dijo...

Como ya dije en "Visita a la casa de Rafael (I)", presentía que lo mejor estaba por llegar y así ha sido. Eres impresionante. Pones tanto sentimiento a todo... Haces que, a través de tu pasión por las cosas, se remuevan o despierten en nosotros sensaciones, o mejor dicho, haces que nos removamos o despertemos. Gracias.

Fran G. Matute dijo...

Entonces Alberti ¿era bueno?

Karmen dijo...

Mil gracias, Porerror. Por compartir tus sentimientos con todos los lectores de Estatuas Verdes. "Friki" debes de serlo, pero sensible, comprometido e inteligente también (y de esto no me cabe la menor duda...). Chapó! ;-)
P.D. Sorry if I sounded affected.

Ana dijo...

Matute, no esperaba menos de ti.Jajaja.
;)

Fran G. Matute dijo...

Lo que no estoy de acuerdo es que llaméis a Porerror "friki"...

Injuria!

Me remito a mi definición dada con motivo de la toma del Peñón de Gibraltar por las hordas Nazis.

Kike dijo...

Buenas! Me han gustado mucho tus tres entradas albertianas. Me quedo con:

Esperemos que los escolares andaluces, españoles, de más sitios, puedan al menos decidir si lo quieren leer o no, señal de que lo conocen.

y a partir de ahi intentare hacer una reflexion de lo que en mi opinion deberia consistir la educacion (aunque no soy un especialista del tema, me lanzo a la piscina, ya tendreis tiempo de corregirme).

Con esta esperanza de ahi arriba has plasmado parte de lo que considero que deberia y no es la educacion en España. Deberia ser una presentacion de ideas, personas, culturas, etc, en las que el alumno pueda desarrollar su cretividad escogiendo las que mas se adapten a su personalidad. Para esto, primero (o en paralelo) el alumno deberia tener un conocimiento objetivo suficiente como para poder comprender las cosas que se le van presentando. Pero el fin ultimo no seria este conocimiento, sino la eleccion y la creatividad del alumno. Para ello seria imprescindible un nuevo tratamiento del error en las aulas. El error no deberia estar tan castigado como lo esta ahora (el que no se equivoca, no crece creativamente).

Al fin y al cabo, todos estos personajes que amamos u odiamos (situese a alberti en el que proceda) tienen una cosa en comun. Son seres con un conocimiento creativo, que es el unico capaz de aportar de comer y de vivir (algo q tambien mencionas en la entrada). El objetivo ultimo de la educacion tendria que ser el formar el mayor numero posible de personas con conocimiento creativo a partir de la presentacion de personas que historicamente lo han tenido (incluyendo a Andy y Lucas, aunque claro, para todo hay clases...)

Muchas gracias porerror.

Porerror dijo...

Gracias por tu aportación, Kike. Creo que pones el dedo en la llaga de lo que debería ser la educación, en España y en todas partes.

Curiosamente, se da la perversión de que en cierto modo, la ley educativa española recoge en sus objetivos todo lo que tú comentas, espíritu crítico, creatividad, capacidad de análisis, etc... cuando la realidad es que lo que se fomenta es la mediocridad, el no sobresalir y la uniformidad de pensamiento (de izquierdas). Te digo una cosa: mientras menos piensen los estudiantes -futuros votantes-, más fácil lo tendrán los sucesivos gobiernos para manipularlos y colársela doblada.

Y esto es así, no se trata de una teoría de la conspiración, y además lo hacen los gobernantes de todo signo político.

 
click here to download hit counter code
free hit counter