Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

domingo, 25 de mayo de 2008

Eurovisión: fin del chiste


Por petición popular, me decido a escribir sobre Eurovisión ahora que el vendaval ya ha pasado. Estatuas Verdes siempre un paso por detrás de la actualidad. Lo cierto es que lo he ido posponiendo porque el tema me daba un poco de perezona, en principio a ver cuál era el candidato, luego con la fama exagerada que ha cogido Chikilicuatre… a propósito de la significación del festival… Para bien o para mal, los hechos son estos: el festival se ha celebrado, España no ha ganado (ha quedado en el puesto 16 de 25) y Buenafuente, Chikilicuatre y Cía. Se lo están llevando calentito.

Si os digo la verdad, el debate sobre la idoneidad o no de Rodolfo Chikilicuatre como digno representante de España en el festival de la canción me la trae un pelín al pairo. Yo hubiese preferido que fuera La Casa Azul, más que nada porque soy fan del “grupo” (en realidad es un nota solo) desde hace años, aunque el tema que postularon (“La revolución sexual”) me parecía de lo más flojete. Supongo que ni Rodolfo ni La Casa Azul podrían quedar peor que Las Ketchup el año pasado.

Entiendo la postura (minoritaria) de los eurofans de toda la vida que se han indignado ante el hecho de que el representante español fuera un caricato friki haciendo burla del concurso. Pero hay que recordar que el candidato este año salía por votación, y en estos democráticos tiempos que corren el más votado es quien se lleva el gato al agua (salvo en el ayuntamiento de mi ciudad, donde es alcalde quien perdió las últimas elecciones). Entiendo que la gente que todavía se toma en serio Eurovisión y lo sigue, lo vive y lo goza (haberlos haylos) piense que “El chiki chiki” no era una buena opción.

También entiendo la postura mayoritaria, la de los que se regocijaban pensando en que la broma del perreo iba a acudir a Belgrado. Entre estos los había perversos, quienes decían que Rodolfo Chikilicuatre era un perfecto ejemplar de la España actual (en plan “tenemos lo que nos merecemos”). Muchos han querido ver en esta participación de “El chiki chiki” una sofisticada broma postmoderna, cojones, incluso el gran maestro Risto Mejide llegó a decir que hoy día a Eurovisión solo se podía acudir en plan de coña.

A mí, que soy dado a las frikadas y al cachondeo cuanto más mejor, Rodolfo Chikilicuatre me hacía un poco de gracia. “Ni mucho ni poco ni para comerse el coco”, citando a Hombres G. Ni le tengo manía ni me parece lo más gracioso desde el sketch del vaso de agua de Tip y Coll. Considero que como broma estaba ingenioso, y tal vez si no hubiese trascendido del programa de Buenafuente yo lo hubiese apreciado mejor, en su justa medida, como me pasó con el Neng. Su sobre-exposición a los medios (dado que ni personaje ni canción me volvían loco) me llevó al hastío, igual que la de un anuncio de ING Direct.

Dicen que Eurovisión está acabado, que es una horterada (totalmente de acuerdo, ¿y…?) y que ya ningún país se lo toma en serio. A lo mejor nosotros no, ni Irlanda, Francia y otros. Es comprensible pensar así, ya que cuando fuimos “en serio” nos comimos una mierda (véase Rosa, Beth, Ramón, Son de Sol, etc, etc, etc…). Que Eurovisión no es cosa seria id a contárselo al Dima Bilan ruso ese que ganó ayer, o a todos los que pagaron anoche por votar desde Rusia, Ucrania, Letonia, Azerbaiján y resto de repúblicas exsoviéticas. Para estos países, Eurovisión sigue siendo algo grande (a lo mejor es porque no están tan de vuelta como nosotros), y si mandan un friki o una maciza no es para reírse sino para ganar (cuidado con Ucrania, llevan dos años quedando en el segundo puesto).

Dejo el análisis de la jornada de ayer a mentes tan preclaras como Juan Adriansens, Boris Izaguirre o Ramoncín, para mí el festival fue una excusa para reírme un rato y reunirme con amigos. Está claro que algo tenía el Chikilicuatre cuando puso de acuerdo a Uribarri y a Raffaella Carrá en que la canción era un bodrio (aunque ayer ambos se esforzasen en aparentar lo contrario). Un colega mío lo clavó durante las votaciones: “Al final dará igual cómo quede España –si quedamos los últimos, Europa no nos ha comprendido; si ganamos, la liamos; y si quedamos a mitad de la tabla, nos habremos reído de todos y aún mejoraremos la clasificación de los últimos años”.

A todo esto, media España estaba anoche bebiendo cerveza, viendo la tele y enviando ese-eme-eses. Andreu Buenafuente, los autores del tema y todos los implicados en la explotación económica del Chikilicuatre estaban, además, llevándose el taco. El gran chiste de Eurovisión de este año, amigo, ha sido a costa tuya.

8 comentarios:

*Ana* dijo...

La canción, el personaje y toda la parafernalia, ni me gusta ni me deja de gustar, la verdad, pero el sábado fue la primera vez que nos reunimos un montón de amigos a cenar alrededor del cachondeito de Eurovisión. Solo por eso, para mí, valió la pena.

rocío dijo...

me indigna que no hayas comentado como se merece al representante franchute

Anónimo dijo...

SI METES EN UNABATIDORA; COCA COLA ZERO,COSTILLITAS ADOBADAS DE UN CHINO,BORIS,LAS 4 NORUEGAS Y AL CHIKILISEXTA...TE SALE MI NOCHE DE EUROVISIÓN

GRILLO SOLITARIO dijo...

PARA MÍ ES LO MEJOR QUE HA PODIDO PASAR. EL CHIKILICUATRE ME PARECE LO MEJOR PARA MANDAR A EUROVISIÓN, YA QUE ES TAN MALO COMO LOS DEMÁS, CON LA DIFERENCIA DE QUE NO PRETENDE OTRA COSA. LO SEGUNDO BUENO ES QUE HAYA QUEDADO MAL. ASÍ, COMO DICE PORERROR, SE ACABA EL CHISTE (MALO, PERO GRACIOSO), Y NO SIGUE A MÁS. O ESO ESPERO.

Karmen dijo...

Lo de Rosa, Beth y Ramón me ha llegado al alma. Soy fan del antiguo OT (shame on me, pero... es así), y... por mucho que el puesto 16 del Chikilicuatre os suene a Gloria, os recuerdo: Rosa obtuvo el puesto 7; Beth, el 8; y Ramón, el 10. Y, claro, luego está David Civera con su número 6 (el más alto de los últimos 10 años). Lo de Son de Sol, Las Ketchup y D'Nash fue de vergüenza. En ese sentido, Rodolfo ha triunfado. Hiuuu, ¿Os acordáis de Anabel Conde en 1995? ¡2º puesto!

Anónimo dijo...

El representante francés creo que era pariente del difunto Eugenio. Migue.

El Nota dijo...

Solo quiero dar un dato sintomático de la España de Zapatero y Caldera. España le dió los 12 puntos (el máximo) a Rumanía...

Tomen buena nota señores(Lopera dixit)

Kike dijo...

Solo quiero decir que la vencedora moral del concurso ha sido Armenia con Sirusho, ya que 8 paises le han dado (con buenisimo criterio) su maxima puntuacion (12 puntos).

 
click here to download hit counter code
free hit counter