Vivencias polimórficas de un treintañero perplejo.

viernes, 12 de septiembre de 2008

¿Qué fue del siglo XX?


“Bienvenido al siglo XXI: es igual que el XX, salvo que la gente tiene miedo y la bolsa está mucho más baja”.
-Lisa Simpson


A menudo la juventud me pregunta: “Porerror, ¿cómo es que te gusta tanto el siglo XX?”. “¡Copón, porque es mi siglo!” –suelo responder. Y es que, sí amigos, ahora estaremos viviendo en el siglo XXI (por cierto, qué debate más bonico y estéril sobre si empezaba en el 2000 o el 2001, ¿os acordáis?) pero yo cada vez que tengo que hablar de Napoleón, las Cortes de Cádiz o la reina Victoria de Inglaterra todavía me refiero al XIX como “el siglo pasado”. Mi cerebro vive en el XX, será porque se creó (y formateó) en aquel siglo.

Recuerdo haber hecho un trabajo en el cole sobre Antonio Machado (1875-1939), leer su biografía y pensar “jo, nosotros lo estudiamos como alguien del siglo XX, pero para cuando empezó el siglo él ya tenía los 25 años cumplidos”. Cuando empezó el XXI, servidor tenía 22 (¿ó 23?), y desde entonces la mente se me ha parado siempre en los asuntos del siglo XX. Lo siento, pero el tema de Bin Laden, Internet 2 (¿o van ya por la 3?), la Globalización, no digamos el Cambio Climático… me dan un poquete igual, la verdad.


A mí lo que me pone es la Segunda Guerra Mundial, el crack del 29, los totalitarismos, el cine, la Descolonización, las Vanguardias artísticas (las de los años 10 y 20), la lucha por la igualdad de la mujer, el Modernismo y el Postmodernismo… Se decía hace unos años que tras la caída del Muro de Berlín había llegado el “fin de la Historia” (Fukuyama y compañía). Tampoco es eso, simplemente es que yo me quedé anclado en aquella época. Y luego lo pienso y es fuerte, no sé si será siempre así, porque por descontado que la mayor parte de mi vida va a transcurrir en este siglo XXI.

Más señales. Es lo que tienen los gin tonics y la conversación entre amigos, que se habla de libros y se acaban recomendando. A mí el otro día gente de muchísimo criterio me recomendaba leer Naná (1879) de Zola y también algo de Stendhal. Ayer fui a una librería dispuesto a llevármelos pero cuando los vi: madre mía, todos tenían más de 600 páginas, y como sabéis, a mí eso me lo tiene prohibido el médico. Me salió del alma, le dije al amigo que venía conmigo: “Yo soy del siglo XX, gracias, no del XIX, no tengo tiempo para leer esos novelones”. No es que tenga nada contra ellos, es solo que yo no tengo espíritu para eso ahora mismo.

Afortunadamente, también me habían recomendado la obra de teatro Calígula (1944) de Albert Camus, que sí me llevé, y de propina cogí La condena, colección de cuentos de Franz Kafka de entre 1909 y 1919. Dos libritos cortos, de bolsillo, de primerísima calidad, cada uno por el precio de un gin tonic. Desde luego, aquí el que no lee es porque no quiere (o porque se está emborrachando). Si queréis otro librito de bolsillo que cuesta na y menos, os recomiendo Breve historia del siglo XX (2005), de Massimo L. Salvadori.

Al ir a pagar, junto a la caja vi un álbum de chistes de Jordi Labanda, en cuya portada un par de estilosas charlaban, una con mascarilla que decía “Soy alérgica al siglo XXI”. Mmhhh… Labanda se va de radical, pero sí acabaré citando a José Ignacio Lapido, quien en un tema del extinto grupo granadino 091 recordaba: “¿Qué fue de King Kong, de los psicoanalistas, del jazz?, ¿Qué fue del siglo XX? ¿Qué fue del Dadá, del Big Bang y del ‘No pasarán’? Ya se han quedado atrás”. Va por ustedes.

6 comentarios:

GRILLO SOLITARIO dijo...

YO AÚN RECUERDO UNA VIÑETA QUE VI HACE TIEMPO EN LA QUE SE VEÍAN UN PAR DE MANOS SUJETANDO UN MONTÓN DE CALAVERAS, Y EL TEXTO ABAJO: "LA COSECHA DEL SIGLO".

POR CIERTO, ME HA ENCANTADO LO DE 091. ESA CANCIÓN ME GUSTA MUCHO.

LA SOOTA Y EL REEEY.

rocío dijo...

Totalmente de acuerdo contigo porerror. Yo me descubro continuamente pensando que una peli de 1998 es "nueva" (si entendeis a lo que me refiero).

Aún así espero salvar las distancias con un anuncio que ví la semana pasada en una librería (tengo a mi mejor amigo como testigo de que es verdad. Si algún día lee este blog lo confirmará): "Oliver Twist. El libro en el que se basa el célebre musical de la BBC".
Hay reclamos publicitarios que dan muuuucho miedo.

Anónimo dijo...

Pues imaginad la desazón de una aspirante a profesora que ha preparado durante tres años la programación de Historia del Mundo Contemporáneo. Aunque he de decir que soy un poco rarita y me apasiona igualmente el siglo XIX. (teniendo en cuenta que lo ontemporáneo comienza en 1789).
En mi estanteria hay cuatro libros claves: Rojo y negro de Sthendal, Las Flores del Mal de Ch.Bauldelaire, el Modernismo en la pintura, y M. Bovary.
Pero a su vez me fascina el periodo que abarca desde el imperialismo hasta el ocaso de las vanguardias (como estudiante de arte que se precie).
Supongo que hay que darle un voto de confianza al siglo XXI, debemos de darnos cuenta de que no nos puede fascinar si no lo hemos visto con perspectiva. Hoy admiramos al ayer porque con la ventaja del tiempo y la distancia, hemos reflexionado, meditado y disfrutado observandolo en peliculas, libros e imágenes. Pero el siglo XXI se acaba de inaugurar y no con buenos teloneros. Dentro de unas décadas podremos acaso valorar un ápice de lo que se cuece hoy.


En el conocimiento del pasado, está la historia de tu futuro.


Inma

GRILLO SOLITARIO dijo...

HABRÁ QUE PLANTEARSE SI UN SIGLO CON LAS DOS MAYORES GUERRAS DE LA HISTORIA ES REALMENTE DE ADMIRAR.

POR ERROR, ¿EINSTEIN DE QUÉ SIGLO FUE? CREO QUE TAN DEL XX COMO NOSOTROS DEL XXI.

NO ESTOY DE ACUERDO CON INMA EN QUE TENGAMOS QUE DARLE UNA OPORTUNIDAD AL SIGLO XXI. NO SOMOS ESPECTADORES. ESTAMOS EN ÉL, SOMOS ÉL ¡NOS TOCA CREARLO!

Rukia dijo...

bueno, yo nací (matemáticamente hablando) en el siglo XX, pero históricamente hablando, nací poco después de la caída del muro de Berlín, así que me considero del siglo XXI, sin que por ello el XX me interese menos (el XIX si me gusta menos...en realidad lo que me encantan son los años a.C, o B.P como dicen que hay que decir ahora). En cualquier caso, para bien o para mal, mi siglo es el XXI, un siglo que acaba de empezar, dadle tiempo hombre ya veremos que sucede...

Anónimo dijo...

Grillo solitario quizás es que me he expresado mal, pero lo que intentaba decir es que nuestro siglo necesita tiempo para poder reflexionar sobre si mismo. Y con ello también hago hicapié en que hay que reflexionar y conocer antes de actuar, debemos actuar sobre nuestro presente con conocimiento. Y es que efectivamente no somos sujetos pasivos de la misma, sino sus creadores, y esa es la clave para que la sociedad pueda entender la responsabilidad que tenemos en nuestras manos.

Un saludo.

 
click here to download hit counter code
free hit counter